¿Cuál es el significado que le podemos dar a estas dos palabras?

Por un lado, la intención de la imagen expuesta es recordar que algunos momentos de nuestra existencia puedan no ser lo que desearíamos,  (encontrarnos sin energía, como por ejemplo, el árbol seco y sin sabía). Lo verdadero importante es que estamos vivos y que la luz nos acompaña.

Tanto las circunstancias como las experiencias de los acontecimientos  vividos, van surgiendo y nos van marcando. De hecho,  vamos adquiriendo la capacidad de resiliencia de afrontamiento. En la actualidad, nos hallamos atravesando  el presente con incertidumbre, pero toca vivirlo para llegar al futuro. Así pues, nos puede llegar a producir inseguridad las situaciones que no podemos controlar, como la superación de esta pandemia en un periodo corto de tiempo.

Se tiene conocimiento de que a nivel humano, habrá personas que se hayan contagiado y no la superen, otras la pasen siendo positivos con todos los síntomas y sus respectivas secuelas (manifestándose más adelante). Sin embargo, un gran porcentaje serán positivos asintomáticos (portadores del virus que pueden contagiar) y otros también lo serán, pero lo desconocerán.  Seguramente, por  las debidas precauciones o por disponer de un sistema inmunológico tan fuerte que inhiba el proceso del patógeno (virus).

Hoy por hoy, se habla de responsabilidad, donde cada uno/a es capaz de asumir su parte de obligación  que debe responder sobre sus actos. Si cada uno/a fuésemos conscientes de ello, al igual que los políticos, se solucionaría mas pronto la pandemia. Porque hay que recordar que no estamos aislados, sino que formamos un todo (humanidad).

El respeto hace referencia a la atención, miramiento, consideración que se hace hacía uno mismo y hacía los demás.  Sí la persona es capaz de que este término forme parte de su actitud, conseguirá que tanto ella como las personas que le rodean se sientan mejor.

Para mí «Vivir y Amar» es fundamental en la supervivencia. Se tiene el don del libre albedrío de decidir lo que se quiere y es nuestra voluntad la que nos dirige.

La convivencia cuando se vive con respeto, se ama desde el corazón y se da valor a lo que nos rodea se alcanza un cierto equilibrio que permite llevar una vida más justa, equitativa y saludable.

 

 Así que depende de ti, como enfoques tu vida!

Siente! Vive! Ama!