DESAPEGO  EMOCIONAL INFANTIL

La mayoría de los infantes pasan por ciertos momentos conflictivos, de los cuales muchos de ellos forman parte del aprendizaje vital, según la etapa donde se encuentre. Sin embargo, en algunas ocasiones se desconoce cómo abordarlos. Esto puede inducir a heridas que permanecen en el tiempo y que puede afectar en la toma de decisiones. Así, como la manera de comunicamos y el tipo de relación (laboral, familiar, social) que mantenemos.

Algo importante a destacar en la infancia, son los cuidados básicos. Si la persona en esa etapa la percibe con mucha inseguridad y miedos, generara acerca de la vida creencias negativas. Por ejemplo: Yo no merezco; a mí no me quieren; no me dan lo que necesito, etc…Todo ello, va formando una película de su vida, en la que dicha creencia posteriormente le va afectar de forma inadecuada. Es decir, si sus necesidades no fueron cubiertas, hace que se siga replicando dicha necesidad en el aquí y ahora.

 

¿Cómo sanar algunos de dichos conflictos?

Primeramente, ser consciente de que cada cual tiene su propia historia personal. Si la persona considera que a lo largo de las etapas de su vida se mantiene un patrón de creencias, actitudes y comportamientos que acaban perjudicando, sería recomendable que se detuviera a reflexionar ¿Existe alguna circunstancia personal vivida que haya podido ser un proceso mantenedor de su conflictos actuales?

Si la persona se mantiene con rencor hacia algo y desconoce porque se siente así. Es considerable tener en cuenta ciertos aspectos que puede ayudar a reconducir la situación y solucionarla.

1) El rencor puede ser debido a multitud de carencias que de niño no fueron satisfechas.

2) Es importante despertad al niño interior enojado con la frustración percibida de sus más allegados, padre, madre o tutor.

3) Hay que permitirse sentir la rabia que desde la infancia no se pudo expresar y que en la actualidad se está convirtiendo en queja. Recordar que el mantenimiento de la queja sin solucionar conlleva mucho malestar y un continuo desgaste.

4) En la infancia,  los niños suelen aceptar  lo que los adultos le indican, pero si los infantes no están de acuerdo y no logran entender y comunicar el porqué,  les puede generar problemas graves (patologías), quizás por la ambigüedad o escasez de la información o la falta de claridad del proceso para su comprensión.

5) Por ello, cuando la persona se hace adulta, puede recuperar ese dolor. Aunque, de entrada le produzca rabia e impotencia, es posible sanar esa parte para  hacerle menos vulnerable y sin límites. Siendo el objetivo, llegar a ser un individuo integro, con mayor autoconocimiento, recuperando el amor hacia sí mismo y hacia los demás.

Comentario

Así pues, desde mi experiencia me he encontrado con reiterados casos de problemas con trastornos mentales. Concretamente, debido a este desajuste de autoconocimiento del ser en la persona.  Llegando a producir, inseguridad, miedos, frustraciones, y sobre todo límites a la hora de tomar decisiones y solucionar problemas.

Por lo tanto, encontrar ese equilibrio puede parecer un reto, entre lo que se considera que se debe ser (según ella misma u otros) y lo que realmente se es. Cuando se llega a este punto. La persona es capaz de solucionar este proceso y coger las riendas de su destino.

 

Vive y Ama