Como comenté en mayo de este año 2020, el efecto de la crisis de la pandemia, está en línea con otros estudios. Andreu cabrera (2020) analizó algunos efectos psicológicos del confinamiento.   A nivel de población general, se halla la ansiedad y el miedo por la sensación de vivir en unos momentos de catástrofe mundial.

La incertidumbre de no poseer control de la realidad de lo que sucederá en un futuro, hace que las personas se mantengan en un estado frustración personal. Lo que conlleva a la búsqueda de información y que en determinadas personas podría producir comportamientos hipocondríacos. De manera, que  todo ello genera altibajos emocionales.

Existe una determinada población más vulnerable como las personas de edad avanzada en la que la comorbilidad de patologías influye.  Incluso la falta de comunicación favorece la tristeza y la depresión.

Otra población según ciertos estudios que también se hallan afectados, son los niños/as (secuelas psicológicas o traumas que suele provocar agresividad, desórdenes de sueños etc…). Además, de que fisiológicamente les puedan afectar (obesidad) en algunos casos para paliar la ansiedad. Incluso, las patologías preexistentes se agravan por estar en periodo de reclusión. También, surgen problemas de regulación emocional y conductual por la privación de movimiento e interacción social provocando enfados, llantos, miedos, trastornos alimentarios y cierta hiperactividad. La población infantil requiere de rutinas y hábitos para sentirse seguros, lograr su estabilidad y seguir su ritmo biológico. Algunas estrategias a tener en cuenta, sería promover actividades lúdicas durante el día como programas de actividad física para el hogar, escuchar música, aumentar el tiempo y calidad de comunicación entre los miembros de la familia y control del tiempo de los dispositivos para evitar su uso excesivo.

En relación a los más jóvenes, ha habido un cambio de actitud y comportamiento. Además, de que suelen afectarles,  ya son una población  portadora de riesgo y de contagio sin que algunos de ellos sean conscientes. ¿Por qué?

¿Qué es lo que ha sucedido?

Las noticias han mostrado un porcentaje considerable de adultos jóvenes y adolescentes llenando playas y bares durante las vacaciones, actuando como si el mundo no estaba en medio de una pandemia.

Cuando se comenta sobre la actitud de los jóvenes suele considerarse una etapa que difiere sobre la percepción de la vida. El cómo ellos observan su realidad y la forma de enfrentarse al mundo.

En esta etapa viven el aquí y ahora. Suelen disfrutar el momento y el mañana ya vendrá. Aprovechan lo que tienen y no piensan que les vaya a suceder nada. Algunos de ellos consideran que son invencibles y desafían a propósitos las directrices sobre la práctica de distanciamiento social.

Las consecuencias de sus actuaciones lamentablemente lo pagan otros. Concienciarse de la situación actual, les llevará al entendimiento del porque son ellos el futuro y lo que hagan ahora les repercutirá el mañana.

Se ha avanzado en tecnologías pero a nivel de comportamiento que equilibre situaciones límites está por desarrollar. Tanto los jóvenes y adolescentes tienen su función en el proceso de desarrollo de la humanidad y ellos tienen que encontrarse preparados para este tipo de acontecimientos, en la que la supervivencia de cada uno depende de los demás.

Personalmente considero que se encuentran preparados, pero se tiene que dar la oportunidad de que sean escuchados, puesto que serán generadores de propuestas que se avance en la solución de esta grave pandemia.

Por ti, porque se necesita de alguien más que nos acompañe en nuestro camino.

Por mí, porque cada uno somos responsable de nosotros mismos y solo así podemos avanzar.

Por todos! Porque no estamos solos, formamos parte de un todo, aunque cada ser es especial, entre todos podemos conseguirlo…

 

Bibliografía:

Cabrera, E. A. (2020). Actividad física y efectos psicológicos del confinamiento por covid-19. Revista INFAD de Psicología. International Journal of Developmental and Educational Psychology.2(1), 209-220.

 

Ama y Vive