Somos únicos y nuestra existencia la forjamos nosotros. Significa que no estamos aislados, sino que compartimos. Por ello, habrá circunstancias que marcaran nuestras vidas y debemos tener en cuenta el tipo de personalidad que nos define en nuestras actuaciones.

Bien, es sabido que nuestra infancia nos marca, que somos reflejo de alguien cercano a nosotros, porque acabamos imitando algo de esa persona de manera inconsciente ¿la cuestión es que nos aporta? Si es para bien, o para mal. El enfoque de como observemos la vida hará que nos dirijamos hacia un camino u otro y a través de las decisiones son nuestros resultados.

Al hacer referencia a una persona positiva, se puede considerar a alguien que es capaz de ver algo más que lo que se ve reflejado. Es decir, está dispuesta a imaginar las opciones posibles que puede poner en marcha para alcanzar sus objetivos. No permitirá que pensamientos negativos se instauren, abriendo un abanico de mayores posibilidades de lograr lo que desea. Sin embargo, que pasaría ante un mal acontecimiento ¿cómo reaccionaría? ¿Cómo serían sus pensamientos? ¿Se encontrarían mal? claro que estas personas sufren. Sin embargo, son capaces de analizar la situación con claridad y aunque surja el duelo por la pérdida de algo, lo consideran que forma parte del juego de la vida y que adaptarse a la situación le permite hallar el equilibrio y aumentar su energía para seguir avanzando en sus sueños y proyectos de vida.

Entonces, una persona realista ¿Cómo actuaría? con sentido práctico intentando ajustarse a la realidad tal y como ocurre. Considerando la forma de ver el mundo como la correcta. Las personas realistas no suelen salir de lo convencional, ni se plantean nuevos retos que puedan estar fuera de su alcance inmediato, porque saldría de lo normal y como tal se contemplaría como arriesgado.

La persona negativa es incapaz de valorar lo bueno que posee o tiene alrededor. Sólo ve aquello que le falta. Los pensamientos se vuelven intrusivos de tal manera que los dejan bloqueados, inseguros y con mucho malestar. Es tal el desgaste de energía, que contagian a su alrededor. De tal manera que no suelen disfrutar de lo que les ofrece la vida, perdiendo oportunidades que no pueden recuperar.

¿Cómo bloquear pensamientos Negativos?

Ser conscientes de la emoción. Es sabido, que la emoción genera sentimiento y este al permanecer crea el pensamiento. Hay que ser objetivo, la creencia hace que la persona mantenga los pensamientos. Para ello, se puede utilizar técnicas para detenerlos (por ejemplo, señales táctiles, mantra, …) identificar el pensamiento y cuantificarlo (1 a 10 menos a más). Así se va reduciendo hasta que desaparezca. Esto permitirá centrarse en lo que realmente quiere y lograr aquello que le hace sentirse mejor.