Infantes

Desde que se genera una vida (prenatal), hasta que el infante llega a la edad adulta,  es posible realizar una intervención.  Puesto que facilita la adaptación de dificultades halladas en las diferentes etapas evolutivas.  Siendo lo habitual,  en estos periodos la máxima generación de cambios.

Un objetivo primordial para los padres, es el desarrollo psicofísico y capacitación intelectual de sus hijos. Sobretodo que se mantenga un grado de salud óptimo. En este apartado, se hará referencia a un concepto amplio que abarca el ámbito afectivo, emotivo junto a un estado de bienestar físico, psíquico y social. 

De manera que el afrontamiento de las dificultades emocionales, cognitivas, actitudinales y comportamentales, no tiene por qué llegar a ser problemáticas (situaciones crónicas sin resolución). Así pues, cuanto antes se intervenga sobre los síntomas, más pronto será  restaurada  y normalizada la situación.

Al igual que se invierte en algo que se desea ¿Por qué no invertir en algo se quiere y que es de proyección de futuro?  Todo lo que se haga por y para los infantes habrá sido una gran labor que permanecerá su recompensa en el tiempo.

 

Ama y Vive